martes, diciembre 01, 2009

Muerte por amor al arte



Me contaron que hace poco pasó un incidente terrible en un Centro Cultural durante una exposición. El evento, financiado por un país europeo que apoya mucho al arte, albergó una exposición colectiva de varios de los artistas conceptuales mas reconocidos, pero comenzó mal desde el principio.

Una jóven artista ablacionó sus órganos genitales y su performance consistía en yacer desnuda boca abajo sobre una plancha de plexiglas colocada al fondo de una epecie de ataúd. El público accedía a la obra acostadose en una urna similar colocada debajo de la artista, viendo a través del acrílico. La noche de la inaugración, poco después de ponerse en posición tuvo un ataque de histeria al ver que debajo una pareja de novios había decidido ingresar juntos, cogidos de las manos. La artista irrumpió en insultos y gritos y tuvo que ser retirada ella y su instalación también.

El suceso más lamentable ocurrió en otra de las instalaciones, que era tan ingeniosa como aterrorizante. La describo: el público entraba a una habitación recreada con paredes de tablayeso a media altura que se encontraba casi en oscuridad completa.
Inmediatamente escuchaba varias voces gritando aterrorizados "liberen a Paula" y "díganle que la libere" mientras se escuchaba a una mujer sollozando y gimiendo. Dentro de la habitación se encontraba una figura siniestra con zancos y capa negra que recorría la habitación de un lado a otro, y de una puerta falsa emergía una mujer, igualmente siniestra, que avanzaba lentamente en dirección al público que entraba, generalmente uno por uno o en parejas. Sin excepción todas las personas salían antes de que la mujer llegase a ellos, disgustados por el ambiente, por la decoración que de alguna forma inspiraba asco y pobreza, y por el olor de los pedazos de carne en descomposición ocultos que agregaban a la ambientación (muchos críticos dijeron que éso parecía mas una casa de fantasmas de alguna kermés que una instalación de arte contemporáneo).

Sin embargo hubo un valiente que si lo aguantó todo. He aquí lo que relató a las autoridades, tal como quedó consignado en el parte policial:

"Entré al cuarto y cerré la puerta. El lugar era desagradable; daba asco todo. Oí las voces y los gritos, vi al chavo de los zancos y la mujer que se me acercaba. Mi primer instinto fué de huída. A saber ni por qué pero después de un par de minutos uno sentía que era real, uno sentía que estaba en la casa de alguien. Pero me recordé que estaba en una exposición, que era una situación segura, que representaba (eso me imaginé yo) los secuestros que ocurren en la bocacosta o las relaciones intrafamiliares insanas de algunas familias de escasos recursos".

"La mujer se me acercó hasta ponerse detrás mío, respirándome en el cuello. Allí me dí cuenta que no era una mujer en verdad, era un hombre disfrazado. Le hacían falta un par de dientes y ha de haber sido tan grotesco en la vida real como en el disfraz que tenía puesto. Poco a poco comenzaron a salir de sus escondites los "hijos" de la "señora", pero ya no estaban gritando, actuaban normalmente. Pude ver a Paula dentro del armario, amarrada y amordazada. La "señora" hizo como que me enamoraba, yo decidí seguir el juego pero era una situación ya muy desagradable y hubiera preferido salirme en ése momento. Por clavo no lo hice".

La "señora" dijo hagámos una fiesta, y encendió una radio puesta sobre la mesa, y todos empezaron a bailar, yo con la "señora". Después de un ratito dijo: sirvámonos unos tragos y se dirigió a la parte de la habitación mas alejada de Paula a coger una botella. En ése momento decidí tomar protagonismo en el show y les dije a los demás: ¡ahora! ¡liberen a Paula! Y procedieron a hacerlo".

"La mujer se volteó con rabia en el rostro y sacó una pistola. Alguien gritó "mano, esa pistola es real, tené cuidado" Instintivamente me abalancé sobre "ella" y logré tumbarlo. Quedó boca abajo, con la cabeza entre mis piernas, con la pistola detrás y yo tratando de quitársela con una de mis manos. De repente acercó la cabeza a mi entrepierna y me mordió, sentí que me estaba mordiendo el escroto. Apretaba los dientes horriblemente y los rechinaba. Esa mierda si me dolía hasta el culo. Logré poner mi otra mano en su cuello, en la tráquea, y la apreté con mi pulgar y con el índice. Mientras más apretaba más fuerte me mordía el cabrón. Poco a poco fuí sintiendo que mordía menos y menos fuerte. Sentí que trataba de tragar pero no lo dejé. De repente sentí que se aguadaba y creo que sentí cabal cuando se murió".

La exposición se cerró ése día. A ver que se animan a hacer el otro año.

7 comentarios:

tennorio dijo...

Es real todo esto?, paso en guatemala? interesantes.

Calixto dijo...

No paso en realidad, es sólo una ficción nacida en alguna parte de mi cabeza, pero supongo que todo puede pasar. Tal vez en el futuro.
Gracias por visitar.

david_260986 dijo...

Excelente

Calixto dijo...

Gracias David... se aprecia tu comentario. Creo que ya no estas en el Tw. pero quedo a la espera de más de vos. Saludos

Anónimo dijo...

Mi favorito hasta donde voy, te felicto me atrapo desde las primeras palabras. Z

Gora dijo...

La verdad solo es la narración de un sueño que tuve, de esos que después uno recuerda con algo de claridad. ¡Gracias por el comentario!

laotrasoyyo dijo...

Lo he leído dos veces y la segunda vez me gusto mas